Download A de adulterio by Sue Grafton PDF

By Sue Grafton

Show description

Read Online or Download A de adulterio PDF

Best literatura y ficcion books

El principe de la niebla (Trilogia de La Niebla)

Son tiempos de guerra, y l. a. familia Carver come to a decision dejar l. a. ciudad donde vive para instalarse en un peque? o pueblo costero donde han comprado una casa. Pero desde el momento en que cruzan el umbral de los angeles puerta, comienzan a suceder cosas additional? as. En los angeles misteriosa casa a? n respira el esp? ritu de Jacob, el hijo de los antiguos propietarios, que muri?

El senor de Bembibre

Aunque Enrique Gil y Carrasco no cayó nunca en un completo olvido, sí parece haber sido recuperado ahora como uno de los escritores románticos más importantes de nuestras letras. los angeles crítica real ha concedido mayor importancia a su novela "El señor de Bembibre" que al resto de su producción literaria y crítica, valorada, en cambio, en época anterior.

Extra info for A de adulterio

Sample text

Aparcamientos para minusválidos. Lavabos para minusválidos. Habrás visto esas señales de figurillas escuchimizadas en silla de ruedas. Dime dónde está la señal internacional de los gordos. También nosotros tenemos nuestros derechos. Su cara era una sandía cubierta por un casco de pelo rubio y ralo. Tenía siempre sonrojadas las mejillas como si le estuvieran estrangulando los conductos vitales de alimentación. -Es que no es sano, Arlette -le dije-. Quiero decir que así lo único que consigues es preocuparte por la tensión, los ataques cardíacos...

Si Nikki no mató a Laurence, tengo tanto interés como el que más por saber quién lo hizo, eso es todo. -Usted no cree que sea inocente. Ni en sueños -dije. -Pero usted sí lo cree. Estoy convencido. Lo miré atentamente. -No voy a darle información. Espero que lo entienda. Puedo hacer uso de toda la ayuda que usted me proporcione y, si se le ocurriera algo de pronto, le escucharé con mucho gusto, pero esto no puede ser una calle de dos direcciones. -Quiere usted dar lecciones a un abogado sobre los derechos del cliente, ¿no es eso?

Sí, bueno, ocurre de vez en cuando. A veces también me sorprendo a mí misma. -Yo no creo que le gustaran las mujeres. Siempre temía que le traicionaran. Las mujeres le daban poder y le gustaba explotar este punto al máximo; al menos, eso creo. Me temo que las aventuras amorosas significaban para él relaciones de poder y él era de los que querían estar en primera línea. » -Más o menos. -Pero ¿quién podía odiarle personalmente hasta ese extremo? Se encogió de hombros y me pareció que recuperaba la serenidad.

Download PDF sample

Rated 4.76 of 5 – based on 8 votes